Visitando la Bretaña francesa

Visitando la Bretaña francesa

m-mont_saint-michel__france

La Bretaña francesa es un lugar rico en tradiciones, leyendas, historia, paisajes espectaculares. Vamos a iniciar con este una serie de artículos que la den a conocer. Uno de los aspectos diferentes de esta región francesa son los “recintos parroquiales” típicos de la Bretaña que engloban la iglesia, un calvario y un osario. Los calvarios en algunas ocasiones son tan complejos que es todo un monumento donde con esculturas te cuentan episodios bíblicos aunque el tema central, como indica su nombre es la crucifixión de Jesús. Otra de las particularidades de Bretaña es la costa, a menudo abrupta y con muchos islotes cercanos a la costa junto con las espectaculares mareas, que en las zonas de playa deja enormes extensiones al descubierto cuando se encuentra baja, hasta casi perder de vista la línea de la costa. La Bretaña encierra rincones que nos transportan a la prehistoria con sus menhires, dólmenes, túmulos, etc, incluyendo el extraño Carnac donde cientos de menhires de distintos tamaños se encuentran alineados. También encontraremos ciudades entrañables que conservan su estructura y casas medievales, recintos amurallados y castillos y fuertes defensivos. Sin pertenecer a la Bretaña pero si tan cerca como para no visitarlo si se visita la Bretaña, se encuentra el mítico Mont Saint Michel, una roca que durante unas horas al día se encuentra rodeada de mar excepto por la carretera que la une al continente. Una vez al año la roca queda totalmente aislada ya que el mar inunda incluso la carretera.

Sin Comentarios

Deja tu comentario